jueves, 10 de mayo de 2012

EL PELIGRO DE LOS FUTUROS POSIBLES...


El Tarot no es una herramienta exacta exacta, pero a lo largo de los años hemos visto que "la pega" bastante.
Pero por qué a veces la predicción no se concreta?
En algunas ocasiones yo como operadora de las cartas hago eje en futuros posibles... si la persona lleva adelante determinadas actitudes sugeridas por el Tarot.
Por ejemplo: Vas a conseguir novio si implementás una modalidad más femenina y atrayente en tu vestuario, dejás que el varón tome la iniciativa y te atrevés a salir sola a fiestas, sin tus amigas.
Digamos que el objetivo se consigue si se siguen las recomendaciones del Tarot.
Y si con su divino libre albedrío el consultante elige otro camino, es posible que llegue a otra ciudad.
O siguiendo con la escena pintada recién, siga en la misma soltería de siempre
Te resuena? Te pasó alguna vez?
EL MUNDO DEL TAROT® TODOS LOS DERECHOS REGISTRADOS

7 comentarios:

  1. Si, estoy de acuerdo,los arcanos son abridores de puertas, despliegan posibilidades, y está en el consultante que hace con eso, sirve mucho para aprender a vernos, autoconocernos y poder hacer los cambios que sean necesarios, mil gracias Victoria, por tus espacios, como te dije varias veces, vencí muchos prejuicios y me asumí como taromante al participar de tus blogs, y por facebook, bendiciones, abrazo de luz multicolor, namasté Fabi !!!

    ResponderEliminar
  2. VICKY
    jajaja, humor negro. me imagino uno ingresando a la consulta y la tarotista esperándolo con los guantes de boxeo, jaja, . bueno el post
    bacio

    ResponderEliminar
  3. Gracias chicas por venir! Cariños siempre. Salud y Tarot!

    ResponderEliminar
  4. Los futuros posibles no son el verdadero peligro. Ojalá todo fuera así. A mi lo que me asusta son algunos vaticinios de los que no te escapas de ningún modo, por más que hagas o dejes de hacer nada. Y, a veces, salen algunos.
    Y es que "el divino libre albedrío" tiene más limitaciones de las que queremos creer que tiene. Hay cosas que pasan por razones desconocidas. Por ejemplo, ¿por qué a tanta gente le tocó nacer en algún país en guerra, perder a sus familias, pasar hambre, etc.? No hay una razón real. Solo tuvieron la mala suerte de nacer ahí en ese momento. Hay algunas cosas buenas que nos llegan sin que hagamos nada (aunque nos gusta creernos que todo lo bueno nos llega porque nos lo merecemos), y otras malas que también nos llegan por suerte. Entre ambos extremos hay una franja que podemos modificar con el libre albedrío.
    Ahora, mientras el tarot nos hable de esa franja tan voluble, no hay problema. Es solo un consejo de un amigo. Pero, cuando nos revela algo de esa zona oscura que a veces no queremos ver, si no es algo bueno, puede dar algo de miedo. Aunque, la idea es que debería darnos sabiduría y paciencia para aceptar lo que no podemos cambiar y para desarrollarnos en áreas en las que podemos ser exitosos, sin aferrarnos a la memoria dolorosa de lo que salió mal. Sin embargo, uno no siempre es tan sabio y, poder mirar algunas cosas de esas en una tirada puede ser muy inquietante. ;)

    ResponderEliminar
  5. El libre albedrío es un don que muy pocos usan, limitando los "futuros posibles".
    Lo normal es que, cuando nos ponen algo que nos atrae frente a las narices, lo tomemos, como si no tuviéramos el poder de elegir no hacerlo.
    El único ejemplo que conozco de firme rechazo a la tentación fue San Benito Abad. Todos los demás ceden.
    Por ejemplo, digamos que "Pepito" llega a ser presidente, animado por el deseo más honesto de acabar con la corrupción en el gobierno.
    En cuanto los corruptos le dice que puede unirse a ellos y enriquecerse robando, y Pepito siente el olor de montañas de dinero fácil, olvida sus nobles motivos y cede a la tentación convirtiéndose en otro corrupto.
    Después viene Juanito, que llegó a la presidencia animado por los mismos nobles ideales y, nuevamente, cuando se da cuenta de que le conviene más convertirse en lo que vino a erradicar, lo hace.
    Así, los países cambian a los corruptos viejos por corruptos nuevos, y la tentación vence a todos los nuevos gobernantes que lleguen. Los humanos somos débiles.
    San Benito Abad era de la opinión que lo mejor que podía hacerse era reconocer con humildad tal debilidad y alejarse de la tentación. Es muy difícil permanecer rodeado por ella y no ceder después de suficiente tiempo.
    Por eso San Benito se retiró a una cueva a vivir como ermitaño.
    Y por eso también, la gente que trata de dejar de fumar no debe tener cigarrillos en su casa. Si los tiene a mano, tarde o temprano los fumará. Si quieren dejar de fumar, lo mejor es eliminar la posibilidad de ceder, no teniendo cigarrillos a su alcance.
    Si un santo como San Benito prefería huir de la tentación, nosotros no deberíamos creernos capaces de quedarnos en medio de ella sin que nos afecte.
    El libre albedrío es la capacidad de salir corriendo ante las tentaciones, para no estar en el lugar donde puedan vencernos.
    Y, básicamente, si es evidente que el consultante está en un muy mal lugar, sin medios de salir de él, es evidente que eso limitará sus futuros posibles.
    Por eso, tal vez un buen consejo que podría dar el taromante es alejarse de las cosas o personas que arrastran al consultante a ese abismo.
    Decirle que puede usar su libre albedrío para rechazar algo no va a funcionar a largo plazo.
    El libre albedrío es innegable. Pero no es tan poderoso como uno se lo imagina. Odiamos ser humildes y nos gusta creernos casi divinos. Pero realmente somos criaturitas bastante débiles e ignorantes. :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias querido Wilhelm por darnos a conocer tus opiniones. Siempre agradecida de tu gran contribución. Sepan todos que el término TAROMANTE que tan de moda está ahora, me lo enseñó este querido mago centroamericano de familia de brujas y escritos maravillosos. Salud!!! Brindo por vos y agradezco tu presencia aquí y la deferencia de dejar tus comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Victoria. :) Nota: Todos esos comentarios te los pongo por experiencia propia. Una vez tuve una tirada de esas que te predicen algo de lo que no te escapas por más que tratas. Al final tuve que aprender a aceptar aquello y dejarlo atrás, y también aprendí que lo más valioso es la paz interior. El apego por cosas materiales o incluso por personas a quienes puedes perder es lo que causa sufrimiento; no la pérdida en sí. De hecho, lo único que no te causará el sufrimiento de la pérdida son los valores que se pueden considerar eternos o "atemporales". Pero los humanos no estamos tan avanzados como para poder practicar el desapego y disfrutar la paz interior y seguridad que nos da el refugiarnos en lo eterno, así que, por mucho que hablemos de espiritualidad, igual sufrimos tontamente cuando nos pasa cualquier cosa que obviamente, era inevitable y tenía que pasar (como la muerte).
      En cuanto a la "fatalidad inevitable del destino" también tiene un lado bueno: Hay muchas cosas buenas que te llegan de modo misterioso y que nada que hagas tú u otra persona puede impedir que recibas. Es como si fuera imposible que las pierdas. De hecho, aunque se destruyan, después las repones de forma inesperada y misteriosa. Es muy curioso. :)

      Eliminar