jueves, 25 de febrero de 2010

¿EL TAROTISTA CARGA CON EL KARMA DEL CONSULTANTE?

Un cuestionamiento que suelen hacerse los amantes del tarot:
¿Luego de leer las cartas, el tarotista carga con el karma del consultante?
Buena pregunta! Puede que así sea si maneja mal su don y el formato dentro del cual brinda su servicio.
Divino Albedrío. En principio, hay que hacer enfasis en el divino libre albedrío del consultante. Por eso nunca se debe convencer a nadie de que venga a una consulta. Ni de que haga o deje de hacer lo que vaticinan o aconsejan las cartas. No olvidemos nunca que el destino del ser humano es consecuencia de sus decisiones. Tenemos que entender profundamente que nuestro servicio es leer las cartas, no influir en las personas para que actúen de una manera u otra.
Tarot: una puerta dimensional. Echamos las cartas sobre la mesa abriendo respetuosamente una puerta dimensional que nos da acceso a un lugar que está más allá del pasado, del presente y del futuro. Un espacio sagrado (lleno de Dios que es quien todo lo sabe, ya que por definición Dios es omnisciente) en el cual se sabe qué es lo que "nos da el cuero evolutivo". Partiendo de la base de que construimos nuestra vida con los materiales de que disponemos: barro de defectos y ambrosía de virtudes y con esa masa humana edificamos o destruímos...
Por eso el respeto a la libertad de decisión del consultante es fundamental. Porque su libre acción genera su karma y pone en marcha la ley de causa y efecto. De allí que influir en otro es meterse con su karma.
Su pregunta no molesta. En este sentido es muy útil pedirle al consultante que haga preguntas. La gente pregunta lo que está preparada para escuchar. Por ejemplo, en la lectura general se ve una infidelidad. El tarotista señala que la pareja no está bien, que hay distancia, frialdad, mucha individualidad. ¿Querés preguntar algo? Y si pregunta: ¿Hay un tercero? Ahí la respuesta es frontal, directa. Sino lo pregunta, se le sugiere delicadamente la situación de un triángulo amoroso.
Ahora, ¿por qué sugerir y no subrayar? Porque no podemos tirarle una bolsa de basura en la cabeza a una persona que viene una hora a una lectura de tarot. Tiene que salir mejor de lo que entró, no porque le arrojemos mentirosas flores de plástico sino porque le vamos a brindar una versión de su realidad a los ojos de Dios.
El operador del tarot. Comprendamos que nuestro servicio como tarotistas es leer amorosamente lo que dicen las cartas. Llenos de compasión, intentando ayudar al consultante a aceptar su realidad, a ver sus propios defectos y cómo éstos colaboran en lo que le pasa. Ayudar a entender para qué Dios manda una prueba. Qué virtudes está pidiendo (o exigiendo) esa piedra en el camino, para que pueda atravesar la adversidad de la mejor manera.
Pero ojo: somos lectores de cartas no psicólogos. Hay que orientar a los consultantes para que busquen profesionales idóneos para resolver problemas puntuales. Ya sean médicos, abogados o psicólogos. Sí: psicólogos, o sea especialistas vinculos y en acompañar a los pacientes en el arduo camino de superación de problemas psicológicos.
Marco sagrado. Por otro lado, es necesario que el consultante pague por una consulta de tarot decidiendo en libertad escuchar lo que le dicen las cartas. Al pagar por la lectura de tarot hay un intercambio de energías, no queda deuda del consultante hacia el tarotista. Y el lector del tarot puede tener un ingreso económico que de otra manera tendría que obtener trabajando muchas horas en un empleo mundano (comercio, oficio, profesión) que lo alejarían de la vida tranquila e introspectiva que es imprescindible para leer el tarot y pacificar a las almas ansiosas de futuro que llegan al consultorio.
Además, y no por último menos importante: Para que el marco de la lectura sea sagrado es necesario convocar en presencia del consultante a todos los seres de luz que amemos (sea Jesus, María, Buda, Sai Baba) a modo de entrada y cierre del ritual. Para que nos iluminen, nos conviertan en un canal de información adecuada y para que todo lo que acontezca en la consulta esté dentro del Plan divino.
Espero que te sea útil.

EL MUNDO DEL TAROT®
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Este texto forma parte del CURSO DE TAROT PARA ABRIR LA INTUICION SIN USAR LA MEMORIA (que abro en Buenos Aires en marzo y en agosto). Por consultas de tarot para aclarar tu vida: victoriatarot@hotmail.com
Además podes ver gratuitamente todas las semanas el tarot para tu signo del zodíaco
en el sector predicciones de www.mixplay.tv

6 comentarios:

  1. Victoria! Qué buenos estos posts sobre el rol del lector de tarot!

    Coincido en que el lector de tarot es alguien que puede ayudar a poner "más luz", a ayudar a ampliar la conciencia del consultante, mediante la empatía, intuición, respeto y compasión, en un espacio protegido, consagrado.

    Aunque a veces está en el imaginario colectivo la fantasía de que podemos brindar una "solución mágica", desde un lugar más maduro sabemos que todo cambio real de una situación implica una toma de consciencia y un proceso,un trabajo.

    Es verdad que según el momento evolutivo de cada uno, a veces estamos dispuestos a realizar la tarea, y otras veces buscamos alguien que nos rescate, o que nos diga que los responsables son otros, algo fuera de nosotros.

    Ahí me parece importante recordarle al consultante ( y de paso,a nosotros mismos...)que él tiene el poder sobre sí mismo, no otros, y devolverle amorosamente la responsabilidad que tiene sobre su propio destino.

    Por eso creo que si sentimos que estamos cargando con algún karma ajeno, en algún punto nos desequilibramos, nos identificamos con un rol que no beneficia a nadie.

    Gracias por compratir tus experiencias!

    Abrazos!
    Marcela

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marcela por pasar por acá y ampliar el tema con tus conceptos. Salud!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, querida Victoria ,por tu post.
    Siempre es bueno leer sobre este arte que tanto amamos.
    Coincido en mucho con vos, mi Maestro me enseñó bastante sobre el ritual que debemos seguir para no ser nosotros solamente los participantes de la lectura,sobre nuestra protección que a la vez protege al consultante. La verdad es que me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias! Justamente, tu comentario me resulta una inspiración angélica para seguir escribiendo. Cariños!

    ResponderEliminar
  5. Hola, Victoria:

    Un placer conocerte a través de tus escritos. Me gustó mucho el énfasis que pones en dejar claro al consultante que "su poder" reside en él, no afuera de él. Una lectura de tarot debe ser liberadora, debe dar esperanza, abrir nuevos espacios e iluminar los que están obscuros. El consultante debe tomar sus propias decisiones, nosotros somos meros indicadores. Tan solo quería dejarte saber que vibro en sintonía con tus escritos. Me conmueve saber que enseñas el tarot a otros...

    ResponderEliminar